Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


La Sinusitis volver

Imprimir Enviar a un amigo

La sinusitis es una enfermedad frecuente que se debe a la infección bacteriana o vírica de uno o más de los senos paranasales, sobre todo los senos nasales, frontales y maxilares que son pequeñas cavidades ubicadas en el interior de los huesos de la cara y en el hueso frontal. Como consecuencia las mucosas de dichos senos se inflaman y duelen.

La causa primaria que conduce a la sinusitis es la obstrucción de los orificios de los senos. Con esta obstrucción, la circulación sanguínea y la ventilación de la cavidad sinusal son menores, lo que favorece el crecimiento bacteriano. La infección puede ser aguda, intermitente o crónica. Los causantes más habituales son las bacterias, aunque etiologías víricas y raramente micóticas también producen sinusitis.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes de sinusitis aguda son cefalea, secreción mucopurulenta y fiebre. Otros síntomas son la epistaxis (sangrado de nariz) malestar general, tos, hiposmia (falta de olfato) disminución de la sensibilidad del gusto, dolor a la masticación y afonía. En los niños con sinusitis crónica, la tos es la queja más habitual: la fiebre es menos frecuente.

Los pacientes con sinusitis crónica presentan por lo general secreción posnasal purulenta, congestión nasal y cefaleas. Otros síntomas son tos, halitosis y rinorrea crónica. El intenso dolor facial es un síntoma infrecuente en los pacientes con sinusitis crónica. En algunos casos los pacientes no tienen síntomas.

El enfermo respira por la boca y el habla se vuelve nasal.

El dolor es intenso, focalizado en el seno afectado. Por ello la sinusitis frontal produce dolor por encima de los ojos, dolor que se agrava por las mañanas. Si los afectados son los senos maxilares, el dolor se localiza en las mejillas, muchas veces tiene carácter pulsátil, y puede empeorar al inclinarse o con los movimientos de la cabeza. Los niños pueden desarrollar una tendencia a contraer infecciones en el oído.

La sinusitis es muy rara entre los niños pequeños, porque sus senos están poco desarrollados.

Cuando aun no se conocían los antibióticos, la infección podía llegar a propagarse desde la membrana mucosa de los senos hacia el interior del hueso, e incluso hacia el cerebro, originando casos de meningitis o de abscesos cerebrales, circunstancias que el la actualidad ya no se producen.

Diagnóstico

La historia clínica y la exploración física son esenciales y pueden identificar la sinusitis en el 80% de los casos. En el examen clínico, puede visualizarse una mucosa nasal roja, edematosa, con secreción nasal purulenta, asociada con sensibilidad del seno a la presión. Por el contrario. La exploración física en la sinusitis crónica puede ser normal o revelar pólipos nasales o secreción nasal purulenta. Las técnicas radiográficas de imagen, como la radiografía de senos y la tomografía computarizada (TAC) deben reservarse para problemas diagnósticos difíciles y para las sinusitis insensibles a los antibióticos.

La tomografía computarizada es útil para visualizar el contenido y la anatomía ósea de los senos, sobre todo so se sospecha sinusitis esfenoidal y etmoidal o neoplasia. En los pacientes con sinusitis recidivante, hay que considerar factores alérgicos y no alérgicos. Además de las pruebas cutáneas de alergia, son útiles las determinaciones cuantitativas de inmunoglobulinas, la prueba de cloro en sudor y los estudios de motilidad ciliar.

Tratamiento

Es conveniente tratar precozmente la sinusitis y todas las infecciones relacionadas, con el fin de prevenir el desarrollo de posibles complicaciones graves.

Los enfermos de sinusitis deben permanecer en casa, en una habitación con temperatura constante y elevada humedad, pues en un amiente seco y excesivamente caldeado se agravan los síntomas, para ello es de utilidad el uso de humidificadores.

El tratamiento médico consiste en la administración de antibióticos y en la utilización de descongestivos en tabletas, gotas nasales o pulverizadores.

Los descongestivos alivian la hinchazón de las membranas, ensanchando los canales aéreos; deben usarse bajo prescripción y control médico y con moderación, ya que su uso prolongado tiene efectos secundarios indeseados.

En caso de que la sinusitis se convierta en crónica será más difícil de tratar, porque cada nueva infección, suele producir un cuadro más prolongado y acentuado que el anterior.

Si la sinusitis, persiste, puede ser necesario practicar una operación menor, con anestesia local, para efectuar una evacuación y limpieza del seno o senos afectados y, en su caso, practicar un conducto adicional que facilite el drenaje.

La duración del tratamiento de la sinusitis aguda debe ser de al menos diez-catorce días y ala de la sinusitis crónica de tres-cuatro semanas.

Además del tratamiento es bueno seguir algunos consejos para mejorar la evolución de la enfermedad:

* Cuando se tiene la nariz muy tapada no se debe sonar con fuerza excesiva, ya que puede producirse una hemorragia nasal. Así mismo, no deben sonarse ambas fosas al mismo tiempo, sino que debe hacerse de macera alternativa. De lo contrario, se fuerza el aire retenido hacia la trompa de Eustaquio y el oído medio, lo que puede perforar el tímpano. Además, facilita la propagación de las infecciones hacia el oído.

* Existen diferentes preparados para realizar inhalaciones, y casi todos suelen contener mentol: cuando se disuelven en agua caliente y se aspiran por la nariz facilitan el desprendimiento de las mucosas existentes, que se eliminan al sonarse.

Fecha última Inserción/Actualización: 15/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda