Publicidad


Una Vida Sana para la HTA volver

Imprimir Enviar a un amigo

No se sabe cual es exactamente el origen de la hipertensión, por dicho motivo, no existen unas medidas preventivas específicas. Sin embargo, en algunos casos se puede retrasar su aparición si se corrigen factores favorecedores, como son: una excesiva ingesta de sal, la existencia de sobrepeso, un elevado consumo de alcohol o una vida demasiado sedentaria.

La corrección de estos factores constituye, por otra parte, uno de los aspectos más importantes del tratamiento de la hipertensión. Cuando a pesar de llevarlas a cabo, los valores tensionales persisten elevados, es necesario recurrir a los medicamentos antihipertensivos, pero sin dejar de lado ni abandonar las medidas preventivas.

La disminución de la ingesta de sal es una de las medidas más recomendables, aunque no sea igualmente eficaz en todas las personas. Para lograrlo, se debe evitar añadir sal a los alimentos durante su preparación o en la mesa, así como las conservas y comidas preparadas industrialmente (Existe en la Farmacia un sustituto de la sal: Novo Sal). La obesidad y la hipertensión son dos patologías fuertemente asociadas y la reducción  del sobrepeso se refleja de manera clara en una disminución de los valores tensionales.

Recomendaciones sobre alimentación en caso de HTA

Consumir menos calorías.
Preferir comidas pobres en sal y ricas en potasio.
Evitar el exceso de grasas, prestando atención a las grasas contenidas en la carne, fiambres y salsas. Preferir las grasas vegetales a las animales.
Ingerir alimentos ricos en fibra (verdura fresca, cereales integrales, fruta).
Tomar menos alcohol.

La práctica de ejercicio físico de forma regular ayuda a combatir el sobrepeso y ejerce un efecto beneficioso sobre el sistema nervioso. Ello no quiere decir obligatoriamente tener que practicar algún deporte, simplemente el caminar media hora diaria puede ser una excelente actividad para muchas personas, o deportes como el golf. El consumo de alcohol debe reducirse como máximo a una pequeña cantidad de vino o cerveza acompañando las comidas.

Mantener el hábito de fumar es una práctica absolutamente desaconsejable, especialmente en las personas con hipertensión arterial, dado el elevado daño vascular que es capaz de producir.

Deportes recomendables: marcha ligera, jogging, montar en bicicleta, nadar, canotaje, vela, excursionismo alpino, golf y esquí de fondo

Deportes con ciertas limitaciones: fútbol, balonmano, baloncesto, balonvolea, tenis, ping-pong, squash, esquí alpino.

Deportes NO recomendables: Halterofilia, culturismo, ejercicios de fortalezimiento muscular, lucha, boxeo, gimnasia, buceo, escalar y todos los deportes de competición.

Agradecimientos a La Liga Mundial Contra la Hipertensión y OMRON Healthcare

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda