Publicidad
Tommy Hilfiger Women


Vulvovaginitis volver

Imprimir Enviar a un amigo

Patologías Autolimitadas de la Vagina: Vulvovaginitis


La infección vulvovaginal es un proceso que se caracteriza por un aumento de la secreción vaginal denominado leucorrea. Tienen origen típicamente infeccioso, variando la presentación de la secreción en función del agente microbiano causal.

Las formas más comunes (40-50 %) consisten en una leucorrea blanco-grisácea maloliente y están asociadas a infecciones por Gardnerella. Otras formas se caracterizan por prurito, flujo blanquecino no maloliente en grumos, así cómo dolor e irritación vulvo-vaginal (Cándida ) ó en una leucorrea espumosa de color a amarillo verdoso y maloliente, sin prurito (Tricomonas).

Las leucorreas producidas por Tricomonas y Gardnerella son consideradas enfermedades de transmisión sexual.

Además de los cuadros leucorreicos de origen infeccioso, el climaterio y la menopausia también se asocian a una serie de modificaciones en la vagina que pueden desdembocar en diversos tipos de molestias para la mujer, pudiendo citarse entre los más comunes la dispareunia (coito doloroso o intento frustrado de coito) y prurito vulvar, así cómo favorecer la aparición de infecciones.

Etiología

Las leucorreas pueden deberse a diferentes microorganismos,dando cada uno una clínica determinada y característica.Entre los factores favorecedores se encuentran todas aquellas situaciones que modifican el pH ácido de la vagina:

- Menstruación
- Lavados frecuentes
- Irritantes
- Aumento del moco cervical
- Disminución de las defensas
- Diabetes
- Radioterapia.

El climaterio es la fase de transicón entre la madurez y la edad senil de la mujer. De forma natural, normalmente se sitúa entre los 40 y 50 años ,siendo la menopausia el momento de la última regla, casi siempre entre los 47 y 52 años, debido al cese de la función ovárica.

En éstas dos situaciones se dan una serie de cambios en el epitelio que reviste la vulva, mientras que la vagina se adelgaza considerablemente observándose además diversos cambios regresivos. Disminuye la grasa de la dermis de la vulva a la vez que el vello, además puede reducirse el introito vulvar. La vagina se acorta, disminuye la secreción y el pH se torna alcalino. También la uretra, en particular su tercio externo, y la zona del trígono de la vejiga, experimentan cambios regresivos importantes.

Tratamiento

La mayor parte de los cuadros que se manifiestan con leucorreas tienen tratamientos etiológicos específicos, generalmente con agentes antiinfecciosos, además de los tratamientos quirúrgicos, como ocurre con los condilomas y las bartolinitis.

Con independencia de cuál sea el problema planteado es importante destacar que las medidas higiénicas deben realizarse sin excesos y limitarse fundamentalmente a la zona vulvar, evitando el uso de productos agresivos ó la aplicación excesivamente reiterada de lavados de la zona vaginal, con el fin de no producir modificaciones del pH, con el consiguiente riesgo de infecciones locales, debido a que puede haber una modificación ó incluso destrucción de la flora vaginal fisiológica.

Los tratamientos farmacológicos con especialidades farmacéuticas publicitarias en patología genitourinaria son fundamentalmente de aplicación tópica y considerados coadyuvantes en éstos procesos, debiendo acudir al médico en caso de aparición de determinados signos y síntomas que pongan en alarma.

Un antiséptico es una sustancia que inhibe el crecimiento ó destruye microorganismos sobre tejido vivo.
Un desinfectante es la sustancia que ejerce dicha acción sobre superficies u objetos inanimados.

Entre los antisépticos más usados encontramos en el mercado los siguientes:

- Acido acético: Se puede usar en duchas vaginales al 0.25 % y al 1 % para infecciones por Cándida y Tricomonas. Pueden ser soluciones irritantes para la vagina pero tolerables.

- Yodo: Es altamente eficaz para todo tipo de gérmenes y esporas, aunque pierde actividad en presencia de materia orgánica.

- Detergéntes catiónicos: Cloruro de Benzalconio ó de Benzetonio muy eficaz en todo tipo de gérmenes incluidos hongos, protozoos y virus.

- Povidona iodada: De eficacia similar a la tintura de yodo pero se ha conseguido disminuir el poder alergógeno y las reacciones de hipersensibilidad. En patología ginecológica está indicado para el lavado desinfectante de la zona vaginal externa o para el alivio de los síntomas asociados a infecciones vaginales. Su aplicación es por vía tópica. Es de destacar que su toxicidad se puede ver aumentada con la utilización conjunta de derivados mercuriales.

- Peróxido de Hidrógeno ó Agua Oxigenada: Generalmente usado para desbridar heridas al desprender oxígeno. De gran eficacia aunque de corta duración su efecto.

- Agua Bidestilada: utilizada como gel acuoso es de gran utilidad en el alivio de síntomas cómo la sequedad vaginal que ocurre en el climaterio y la menopausia. Debe evitarse el uso concomitante de agentes antiinfecciosos y durante el embarazo.

- Glicerina: Se emplea habitualmente en el alivio sintomático de la sequedad vaginal , facilitando la lubricación en el caso de relaciones sexuales dolorosas.

Signos de Alarma

¿Pero en qué situaciones debemos solicitar la valoración de un médico?

* Cambios en el aspecto, color y olor del flujo vaginal.

* Fiebre, malestar general.

* Dolor abdominal.

* Presencia de adenopatias inguinales (inflamación de los ganglios de dicha zona).

* Sospecha de enfermedad venérea.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda