Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


Las Heridas II volver

Imprimir Enviar a un amigo

¿Debo ir a Urgencias?


Cuando no podamos retener la hemorragia o tengamos dificultad para extraer algun cuerpo extraño que se haya quedado en la herida o dudemos de su existencia, debe dirigirse inmediatamente al centro de urgencias más cercano.

Si la lesión tiene más de medio centímetro de profundidad, pueden hacerse necesarios los puntos, y debe saber que los hay de dos tipos:

Puntos de Aproximación: Son de papel y de fácil colocación (perpendiculares a la herida). Se trata de . una especie de tiritas que pueden ser colocados por cualquier persona, aunque es preferible que lo haga alguien que entienda (enfermero, farmacéutico, médico, ATS, etc.). Sirven para aproximar los bordes de la herida e impedir que ésta no se abra más.

Puntos de Sutura: Se denomina así a la costura quirúrgica de las heridas. Es muy importante dejarlos secar y respetar los plazos, no debiendo retirarlos antes de la cuenta.

¿Dolor?

Recomendamos siempre que se le administre al paciente paracetamol (hasta un máximo de 1g/8horas 7 días en adultos) y nunca aspirina, pues ésta puede producir hemorragia.

El Secado de las Heridas

Siempre es recomendable que estas sequen al aire, aunque si la herida está en una zona donde puede contaminarse, es mejor taparla. Así mismo, hay que proteger la herida si ésta tiene riesgo de roce con algo y se vuelva a infectar o de que se haga más profunda. Para cubrirla es recomendable utilizar una gasa esteril y esparadrapo hipoalergénico de papel.

Si se tapa, debe realizarse un cambio de gasa una vez al día, aunque si la herida es profunda y en función del desinfectante empleado, puede que no sea necesario un cambio diario, pues con ello se retrasaría su cicatrización.

Cuando la herida está cicatrizando, a veces sale un tejido blanquecino (tejido de granulación) y, si todos los días se cambia la gasa, lo que se gana en cicatrización se pierde con la cura. Es por ello que en estos casos, debe ser el médico o enfermero el que determine cuando hay que realizar el cambio de gasa.

Si se cubre la herida con tiritas, éstas suelen ser de plástico y no dejan que la piel se oxigene, pudiendo reblandecerla, por lo que deben cambiarse con mucha frecuencia, y no son recomendables para grandes heridas.

El Sol y las Heridas

Está demostrado que el sol pigmenta las cicatrices, y es por ello que recomendamos que se aplique un factor de protección solar 60 o superior sobre las mismas.

Recuerde que esto no es importante desde el punto de vista médico, pero si estético, ya que si no adoptamos esta medida, la cicatriz se pigmenta y se queda como una especie de tatuaje o mancha marrón provocada por la acción del sol, aunque con el tiempo llega a desaparecer, pero tarda mucho, hasta que se renueva toda la piel

Las Heridas y la Vacuna Antitetánica

Hoy en día, la vacuna contra el tétanos se pone por cualquier cosa, incluso cuando nos cortamos con plástico, metacrilato, cuchillo, etc. Cuando se pone la primera dosis, hay que repetirla al mes y después, al año. Desde ese momento, nos protege durante 10 años, es por ello que cuando nos hacemos una herida debemos asegurarnos de cuándo fue la última vez que nos la pusimos, ya que si fue hace más de 10 años, hay que volverse a vacunar.

Más información: Vacuna del Tétanos

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda