Publicidad
Publicidad - Servicio de Farmacias de Guardia en España


Calambres volver

Imprimir Enviar a un amigo

Causas Prevención y Tratamiento


Los calambres musculares afectan a la mayoría de las personas en cualquier momento de su vida, bien nocturnos por la edad avanzada (problemas vasculares), por ingerir medicamentos (diuréticos, anticonceptivos, falta de potasio, etc.) o por ciertas enfermedades (esclerosis lateral amiotrófica,...)

Los deportistas pueden sufrir calambres en un músculo durante o después de un ejercicio extenuante, como un partido de fútbol, carrera de fondo, baloncesto, etc.

El calambre es una contractura brusca, intensa, muy dolorosa, involuntaria y persistente de un músculo que provoca un acortamiento máximo con ausencia de elasticidad. Las causas de los calambres pueden ser múltiples pero siempre de fondo vascular (deficiencia del flujo sanguíneo, déficit en la salida de sangre venosa del músculo, etc.).

Después de la competición habitualmente por deshidratación al haber excesivas pérdidas de líquidos (sodio, potasio y cloro). Generalmente, por la ocupación de toxinas acumuladas en los músculos por la fatiga física del esfuerzo.

También hay otros factores que se deben considerar en la alteración de la circulación como calcetines o medias apretadas, calzado demasiado apretado o cerrado, venas varicosas, una posible infección y en climas fríos. Todo lo cual origina que se activen sincrónicamente la totalidad de las fibras musculares al mismo tiempo provocando el calambre.

Sus incidencias son mayores el comienzo de las competiciones anuales, quizás por la falta de condición física y también se da al final de las mismas cuando el número de partidos y entrenamientos acumulados hacen más tardía y dificultosa la recuperación muscular durante la actividad.

Para la prevención de los calambres siempre es aconsejable y fundamental un buen entrenamiento básico, ejercicios de calentamiento y estiramientos, antes, durante y después de la actividad física realizada en esos momentos y siempre utilizando el equipo correcto (ropa, calzado...) y por supuesto asegurarse que nuestro organismo cuenta con las adecuadas reservas de líquidos y sal.

Los deportistas con tendencias a los calambres con mucha masa muscular y en días fríos se deben de prevenir con la aplicación de envolturas calientes, masajes preventivos con cremas rubefacientes (que generan calor) para así activar la circulación y se cree una Hiperemia como por ejemplo los linimentos, etc., e ingerir bebidas ricas y abundantes en electrolitos.

El tratamiento que debemos emplear en el momento del calambre es:

§ Estiramiento pasivo del músculo contraído de forma suave, progresiva pero enérgica.
§ Aplicación de calor con cremas rubefacientes que provoquen la activación del flujo sanguíneo.
§ La aplicación de un masaje suave de tipo drenante, siempre en sentido evacuatorio centrípeto a lo largo de la masa muscular afectada.

Si todo va bien, y cae en manos de un profesional del masaje, en cuatro o cinco minutos podría el deportista volver a la competición.

Teóricamente los calambres pueden surgir al nivel de cualquier músculo, pero en los deportistas suelen aparecer en algunos grupos específicos como en la pantorrilla o gemelos, en parte posterior del muslo o isquiotibiales, parte anterior del muslo o cuádriceps y músculos de la mano (jugadores de baloncesto, balonmano, tenis,...)

Si el deportista presenta calambres persistentes a pesar de las medidas preventivas se le debe aconsejar que consulte con el médico para excluir cualquier problema específico.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda