Publicidad
Meetic, Las reglas del juego han cambiado


Mareos volver

Imprimir Enviar a un amigo

Mareo Cinético


La inclusión de preparados antimareo en cualquier botiquín de viaje se hace indispensable si entre los viajeros existe alguno especialmente sensible al mareo cinético.

Esta alteración tiene su origen en el oído interno, en concreto en la zona del laberinto. Es una sensación transitoria, cuyos síntomas más representativos son malestar general, sudación, fatiga, dolor de cabeza, náuseas, vómito o somnolencia, producidos por el movimiento, y que pueden estar precedidos de palidez, sudor frío, hipersalivación, sensación de movimiento de los objetos, inquietud y bostezos, es decir, la persona, siente malestar general y fatiga.

Debe saber igualmente, que aunque cesen los síntomas, estos pueden recidivar si aumenta el movimiento o si éste reanuda tras una parada breve.

Para explicar el por qué se producen los mareos, basta con saber que el cerebro para determinar la postura y situación del cuerpo, combina la información visual, del oído y de los receptores de músculos y articulaciones, y que, normalemente coincíden, pero si no, pueden aparecer los mareos.

De tal forma, que la aceleración y desaceleración lineal o angular repetitiva (viajes en coche y tren), o el balanceo (viajes por mar y aire), provocan una hiperestimulación de las estructuras del oído interno, y como consecuencia de ello, se activan los sistema efectores del tracto gastrointestinal, produciéndose los anteriormente mencionados vómitos, náuseas y arcadas. Igualmente, al mismo tiempo, se estimulan centros nerviosos vegetativos, que son los responsable de los otros síntomas caracterísiticos (palidez, hipersalivación, etc.).

Tratamiento

La toma del agente antimareo debe realizarse entre 15 minutos y 1 hora antes de realizar el desplazamiento, ya que de esta forma se evitará una desagradable situación y se podrá disfrutar del paisaje y lugares por donde se realiza el viaje. Es importante saber que este tipo de fármacos tiene un carácter profiláctico, es decir, sólo serán efectivos si se administran antes de que aparezcan los síntomas del mareo, ya que una vez iniciado el vómito su utilidad es más que dudosa.

Los fármacos más utilizados para este fin son los antihistamínicos H, como dimenhidrinato, meclocina, cinaricina y prometacina. Su elección está condicionada al tipo y duración del desplazamiento, como a las características del paciente (edad, enfermedades que padezca). Pero, generalizando, suele aconsejarse la meclocina y la prometacina para viajes largos.

En el mercado, estos fármacos se comercializan en distintas formas farmacéuticas: comprimidos, chicles o supositorios. La elección de un tipo u otro dependerá del tipo de edad de la persona. Es importante que sepa que este tipo de fármacos presentan efectos secundarios sedantes, somnolencia y pueden llegar a disminuir la concentración y los reflejos, por lo que su administración está totalmente desaconsejada si se ha de conducir.

Recomedaciones

Algunas recomendaciones para aliviar y prevenir los mareos, sobre todo en personas propensas a padecerlos, son:

1. En caso de iniciar un viaje largo: Haz una comida ligera (Dieta líquida) y No fumes ni bebas Alcohol.

2. Viste ropa ligera, cómoda y holgada.

3. Si el viaje es corto y eres propenso a los mareos es mejor que no comas nada: Las comidas abundantes, además de favorecer el mareo, producen somnolencia.

4. Intenta Dormir Bien siempre antes de realizar cualquier viaje.

5. Procura NO leer ni realizar actividades que te obliguen a fijar la vista (videojuegos) y mirar siempre hacia delante mejor que hacia los lados, pero intenta mantenerte ocupado, por ejemplo, hablando.

6. Es importante que el vehículo esté bien ventilado. Evita el humo del tabaco y los olores fuertes y desagradables.

7. Busca lugares del medio de transporte que tenga menos movimientos (suelen ser las zonas centrales de barcos y aviones, asiento del copiloto en coches y asientos delanteros de autocares) y la mejor posición es cúbito supino o sentarse semirreclinado y con la cabeza bien apoyada e inmóvil (utiliza un reposacabezas).

8. Procura no acelerar ni dar frenazos de forma brusca, ni tomar las curvas a gran velocidad. No hagas giros bruscos de cabeza, en particular hacia un lado y abajo.

9. Descansa cada dos horas más o menos, tomándote el tiempo que necesites para pasear y airearte.

10. Si sientes un malestar inicial realiza inspiraciones profundas y rápidas para aliviar la sensación de náuseas.

11. Si estás mareado intenta mantener la vista fija y no en objetos móviles. Si no vas conduciendo recuéstate con la cabeza hacia atrás o adopta la postura de decúbito supino. Si el ángulo de visión se mantiene a 45º por encima del horizonte se reduce la predisposición al mareo.

12. Los medicamentos contra el mareo (antihistamínicos o antiheméticos) son preventivos. Tómalos una hora antes del viaje. Ten en cuenta que producen sedación y disminuyen el nivel de alerta; si vas a conducir evítalos.

Para Volar y Navegar

1. Durante los vuelos se produce un vaciamiento mas lento del estómago, por lo que las digestiones se enlentecen y se puede producir acidez y pesadez de estómago. Además, al reducirse la secreción de ácido al estómago las comidas copiosas son difíciles de digerir. Un buen menú sería aquel elaborado basado en hidratos de carbono (pasta), carne, queso y fruta. Las verduras flatulentas como la col o la coliflor deben evitarse.

2. Busca siempre las zonas de menor movimiento como el centro del barco o entre las alas del avión.

3. Nunca vueles en ayunas, por que la falta de azúcar en sangre (hipoglucemia) puede desencadenar mareos.

4. En los barcos mantén la vista apartada de las olas u otros objetos móviles, así como salir a la cubierta para respirar aire fresco.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda