Publicidad
Publicidad - The fresco market freshfruit


El Síndrome del Ojo Seco volver

Imprimir Enviar a un amigo

El Síndrome del Ojo Seco, denominado hoy como Enfermedad de la Superficie Ocular, ya que engloba mejor todas las variantes de disfunción de la película lagrimal. Se puede definir como el conjunto de síntomas secundarios al deterioro del epitelio de la superficie ocular por insuficiencia cualitativa o cuantitativa de la película lagrimal.

Antes de abordar este tema, haremos un breve recordatorio de la importancia de la películá lagrimal, que posee como funciones más importantes:

- Evitar la desecación.
- Lubricación, que exige un parpadeo eficiente.
- Nutrición e intercambio de (oxígeno y CO2) del epitelio con el aire.
- Protección y limpieza de la superficie ocular.
- Homeostasis (equilibrio «armónico») de la sensibilidad de Ia córnea.
- Amortiguador de pH (tolerancia de entre 6,6 a 7,8).
- Primera superficie refractiva del sistema óptico ocular.

La dinámica de la película lagrimal consiste en primer lugar en su construcción. El parpadeo extiende el moco, agua y grasa sobre la superficie ocular y estos componentes se ordenan, formando la película lagrimal propiamente dicha. Entre parpadeo y parpadeo se evapora la capa acuosa, que suele perdurar como capa útil entre 25 y 30 segundos. Al reducirse la capa acuosa, se produce una aproximación de las capas lípida y mucosa, aumenta la tensión superficial y la película se rompe. Aparece entonces una zona seca sobre la superficie ocular, que se expresa como una molestia parecida a la sensación de arenilla. Se provoca un nuevo parpadeo y se restaura la capa acuosa otra vez.

La eliminación de la película lagrimal se produce por evaporación (el 10%) mientras el ojo permanece abierto, y por drenaje, a través del sistema lagrimal (el 90% restante).

Así, la alteración del equilibrio de los componentes acuoso, lipídico y mucinoso de la película lagrimal provocará una rotura precoz de ésta. Si el tiempo de ruptura es inferior al tiempo entre parpadeos, aparecerán síntomas tipo escozor o arenilla.
De hecho, algunas disfunciones de la película lagrimal muy incipientes sólo dan síntomas cuando el parpadeo reflejo (involuntario) disminuye mucho, como en el caso de una fijación visual mantenida por atención.
Esta situación es típica de la lectura, la costura o el empleo de la visión piróxima sobre pantallas (televisores, ordenadores, etc.).

La alteración de la película lagrimal se puede deber a una disminuclón de la cantidad de producción lagrimal, por secreción reducida de las glándulas productoras del componente acuoso, o a una alteración de la calidad en la composición de la producción lagrimal (proporción inadecuada de elementos acuoso, graso y mucoso), que provoca la aparición de una película inestable, de fácil ruptura espontánea.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda