Publicidad


Causas volver

Imprimir Enviar a un amigo

Es sabido que las causas de las astenias son múltiples pero aún así, se pueden agrupar en cuatro grandes categorías: fisiológicas, psiquiátricas, toxicomedicamentosas y orgánicas.

Causas Fisiológicas

Sin duda es la causa más frecuente de astenia y la más fácilmente mejorable, aunque la persona no la suele reconocer, siendo algunas de las más frecuentes:

  • El estrés, sobrecarga debida a las tensiones de la vida moderna, como: cansancio físico profesional, largos desplazamientos al lugar de trabajo, fatiga intelectual por la preparación de exámenes, de oposiciones, etc. Esta situación suele mejorar con unas vacaciones.
  • Etapa de cambios fisiológicos, pubertad, embarazo, posparto, menopausia.
  • Síndrome premenstrual.
  • Convalecencia tras enfermedad infecciosa o viral, como el estado gripal.
  • Postoperatorio, en especial si se trata de intervenciones importantes.
  • Cambios estacionales, sobre todo con incremento de la temperatura ambiental, como la astenia primaveral.
  • Cambios de huso horario, hoy tan frecuentes con los viajes transoceánicos en avión (jet lag).
  • Conflictos emocionales, fallecimiento de un familiar, separación matrimonial, que a su vez crean problemas orgánicos que pueden llegar a ser complejos.
  • Dietas de restricción calórica, dietas hiposódicas (supresión de sal) indiscriminadas.
Causas Psiquiátricas

Son más o menos complejas, de difícil diagnóstico, y con frecuencia asociadas a muchos síntomas orgánicos que pueden simular otras enfermedades:

  • Estados depresivos reactivos, a menudo no asumidos, y difícilmente aceptados por el paciente; suelen tener una astenia matutina importante, seguido de buen estado general durante el día, y un sueño agitado e insuficiente. Suele haber insomnio tardío, llanto fácil, baja autoestima, incluso pueden aparecer ideas de autólisis, con riesgo real de suicidio.
    Paradójicamente suelen mejorar con la actividad física y no con el reposo ni el sueño, ni en vacaciones; más bien empeoran; esta es una gran diferencia con las astenias fisiológicas.
  • Algunas enfermedades psíquicas con antecedentes familiares, y probablemente hereditarias, con fatiga muscular importante, acompañadas de obsesiones, fobias, paranoias, ansiedad y alteraciones de la personalidad.
Causas Toxicomedicamentosas

El uso de fármacos es causa muy frecuente de astenia, y requiere un interrogatorio meticuloso:

  • Se puede encontrar astenia durante el uso o tratamiento, o bien inmediatamente después de la supresión del fármaco
  • Al suprimir de golpe un fármaco, como ciertas sustancias estimulantes o los derivados de la cortisona, aparece un estado de astenia por efecto de rebote
Medicamentos que pueden provocar astenia
  • Psicotropos: ansiolíticos, neurolépticos, antidepresivos (sobre todo los tricíclicos), sedantes, hipnóticos.
  • Antihistamínicos.
  • Derivados de la cortisona.
  • Diuréticos (por la eliminación de potasio).
  • Antihipertensivos.
  • Laxantes.
  • Antiinflamatorios (por hemorragia digestiva oculta o no).
  • Vitamina D.
Causas Orgánicas

Prácticamente todas las enfermedades provocan cierto grado de astenia. Sería imposible enumerarlas todas, pero alguna de las más frecuentes son:

  • Enfermedad de la sangre; anemia, leucemia.
  • Enfermedades infecciosas
  • Enfermedades inflamatorias, reumáticas.
  • Toxicomanías, incluida la alcohólica.
  • Cáncer.
  • Insuficiencias de ciertos órganos: riñón, corazón, hígado, respiratoria.
  • Alteración de las glándulas de secreción interna: hipófisis, tiroides, páncreas, suprarrenales.
  • Enfermedades, como la miastenia, que se caracteriza por una fatiga muscular muy intensa, con debilidad en la musculatura de brazos y piernas, y dificultad para peinarse y para subir escaleras.
Síndrome de Fatiga Crónica

Este es una afección crónica de causa desconocida caracterizado por una fatiga persistente y otros síntomas asociados, y que algunos médicos apuntan a que se produce tras una infección vírica, mientras que otros piensan que no es más que un problema psiquiátrico, y algunos incluso dicen que es originado por factores hormonales, basándose en que en un 80% lo padecen las mujeres. Independientemente de las teorías, lo que si es cierto, es que este síndrome cada vez afecta a un mayor número de personas.

Se ha realizado un intento de diagnóstico, según criterios puramente clínicos:

1. Fatiga persistente, sin causa clara.

2. Cuatro de los siguientes síntomas, que siguen a la enfermedad, por más de 6 meses, y que no preceden a la fatiga:

  • Déficit de memoria o de concentración.
  • Dolor de garganta.
  • Ganglios cervicales dolorosos.
  • Dolor muscular.
  • Dolor articular sin signos de inflamación.
  • Cefalea de nueva aparición.
  • Sueño no reparador.
  • Cansancio que dura más de 24 horas tras ejercicio.

De todo esto, se puede comprobar la dificultad diagnóstica ya que pueden simular muchos otros procesos, pero lo que sí está claro es que hay un componente psíquico muy profundo, que repercute en el ambiente familiar y laboral.

Por todo ello, pensamos que los síntomas pueden mejorar con un buen tónico-reconstituyente como Astenolit, ya sea en Ampollas Bebibles o Sobres Efervescentes, pues está pensado y formulado para estos estados, y sobre todo, lo más recomendable es alterar su estilo de vida alternando trabajo, descanso y diversión.

Fecha última Inserción/Actualización: 30/04/2017

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda