Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


Desarrollo del Bebé mes a mes: 4-6 meses volver

Imprimir Enviar a un amigo

Cuarto Mes


Ya consigue mantener erguida la cabecita por más tiempo y con mayor seguridad. La espalda es aún débil y no puede mantenerse sentado más que unos segundos, cuando se le coloca en esta postura tirando de sus brazos.

Estira cada vez más sus brazos y piernas e intenta cambiar de postura, por lo que debéis de vigilarlo para evitar que se caiga.

Cada vez más moverá su cabecita de un lado a otro.

La piernas las tendrá aún dobladas y en particular le interesan sus pies y tocar las cosas con las manos, para llevárselas a la boca.

Sonríe y da muestras de alegría cuando alguien se le acerca y mira a la persona que le está hablando.

Si jugáis con él y le hacéis cosquillas ríe abiertamente y observaréis como emite sonidos para llamar vuestra atención.

Quinto Mes

Se apoya en sus manos con más frecuencia y va dejando poco a poco la postura flexionada de los muslos, mueve la cabecita en todas las direcciones y probablemente será capaz de girar todo el cuerpo.

Si se apoya en sus manos podrá estar unos segundos sentado, pero con una gran inseguridad.

Utiliza cada vez más sus manos y pies para jugar, emite nuevo sonidos y en algunos casos consigue producir ya sílabas.

Si lo colocáis frente a un espejo sonríe y reconoce a quienes están con él.

Sexto Mes

A esta edad ya puede apoyarse sobre sus brazos sin problemas y más concretamente sobre la palma de la mano, si lo tumbáis de espalda probablemente podrá darse la vuelta.

Si lo colocáis en vuestro regazo y se le sujeta, para que no pierda el equilibrio, veréis como se sostiene sentado y, si le ayudáis, podrá estar un momento de pie y sosteniendo su propio peso.

Cuando quiere coger un objeto extiende la mano hacia él con los dedos extendidos, y lo agarrará con toda la mano, ya que aún no puede cogerlo solo con los dedos.

A esta edad aún no ha desarrollado suficiente coordinación entre sus manos para coger dos objetos a la vez y solo puede concentrarse en uno, lo que probablemente ya conseguirá es pasar un objeto de una mano a otra.

Empieza a distinguir las caras conocidas de las de la gente que no conoce, y lo demuestra en sus reacciones, por lo que no os ha de sorprender si llora ante la presencia de extraños.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda