Publicidad


Alimentación II volver

Imprimir Enviar a un amigo

Porqué no hay que comer demasiado


Comer demasiado, con embarazo o sin él, lleva a engordar en exceso.

El exceso de peso en el embarazo puede llevar y tener consecuencias nefastas, algunas de estas consecuencias pueden ser las siguientes:

Relación directa entre el aumento de peso y la aparición de toxemia gravídica (albuminaria, edemas, hipertensión ). Esta toxemia puede repercutir sobre el desarrollo del niño, que corre el riesgo de nacer con un peso inferior al normal. La primera consecuencia para controlar su peso es la salud de su hijo.

Por otra parte, cuanto más acentuado es el aumento de peso, mayor es la tendencia de los tejidos a infiltrarse de agua y de grasa, y mayor será la pérdida de flexibilidad y elasticidad natural. Esto tendrá como consecuencia que su parto pueda ser más difícil.

Cuanto mas elevado haya sido el aumento de peso en el transcurso del embarazo, más difícil sera recuperar su silueta después del parto.

Vigile su peso

Una futura madre debería aumentar como término medio unos 10 a 12 kilos durante su embarazo. Puede variar, según constitución, peso, talla etc, 1 o incluso 2 kilos más o menos de unas a otras.

En los tres primeros meses el peso en general permanece estable, algunas mujeres incluso pueden llegar a adelgazar, sobre todo aquellas que padecen vómitos, si es su caso, no se inquiete, es muy normal, ganará peso cuando sus vómitos desaparezcan.

En Caso de Haberse Excedido de Peso

Bueno no se trata de medir y pesar ahora todos los alimentos, si no suprimir aquellos que aporten más calorías.

Los alimentos que producen más calorías son las grasas y los productos ricos en grasas; los pescados grasos, las carnes grasas, los quesos grasos, la mantequilla, así como los que contienen grasas encubiertas, frituras, cacahuetes, productos de pasteleria etc.

Los alimentos azucarados y los feculentos, los que proporcionan glúcidos, no aportan más calorías que los alimentos proteicos, carnes o huevos, por ejemplo, pero esos alimentos azucarados son los que en la digestión transforma más fácilmente en grasas.

Evite los bombones y las confituras.
Disminuya el azúcar, por ejemplo, que le añade al café o al té.
Reduzca sensiblemente el pan, las patatas y todo lo que contenga fécula (pastas, legumbres secas, etc).

No se trata de pasar hambre, aún quedan otros alimentos: los alimentos proteicos pobres en grasas, es decir, pescadilla, lenguado, merluza, raya y caballa, en las carnes, las de vaca, ternera, cordero, sobre todo asado a la parrilla, y las aves; entre los quesos y productos lácteos; los de cabra, queso de régimen y yogures; también yogures y leches descremadas.

Asimismo, puede comer todo tipo de verduras y frutas, con alguna excepción como el plátano, muy rico en calorias.

Se aconseja no picar nada entre comidas, los tentempiés son los más peligrosos porque, se cree que son inofensivos.

Si a pesar de todas estas precauciones que toma, no vuelve a un peso normal, consulte a su médico; el exceso de peso no siempre es debido por una sobrealimentación.

Para aquellas mujeres que NO SE ALIMENTEN de manera suficiente, decir que, una subalimentación es tanto peligrosa para el bebé, que puede nacer prematuramente, con un claro retraso del crecimiento, como para la salud de la madre.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda