Publicidad
Publicidad - Personaliza tu movil con tubotica


Las Verrugas I volver

Imprimir Enviar a un amigo

Concepto


Son lesiones cutáneas hiperqueratósicas frecuentes y contagiosas. Las formas más comunes se localizan en las manos y en los dedos, y más raramente en la cara.

Las verrugas pueden aparecer de forma aislada o formando agrupaciones más o menos extensas, lo que indican claramente su origen autoinoculante. El aspecto externo, así como su tamaño está relacionado con la localización y, especialmente, por el nivel de irritación cutánea de la zona. No obstante, suele consistir en nódulos bien delimitados, de superficie rugosa, redondeados (irregulares, en ocasiones) y de coloración gris clara, amarilla, parda o negro- grisácea.

Tras la aparición de pequeñas lesiones, en forma de mínimas pápulas de formas regulares y redondeadas, siguen creciendo hasta alcanzar tamaños variables según la localización, aunque raramente superan 0.5 cm (salvo las plantares, que pueden alcanzar hasta 3 cm).

Aparecen más comúnmente en las áreas frecuentemente sometidas a traumatismos, tales como dedos, codos o rodilla, aunque pueden encontrarse en cualquier lugar, como la cara.

Las verrugas situadas alrededor de las uñas (periungueales) son frecuentes. Otro tanto sucede con las verrugas plantares, localizadas en la planta del pie, cuya forma aplanada se debe a la presión. Pueden llegar a ser muy dolorosas.

La fusión de varias verrugas puede conducir a lo que se conoce como verrugas en mosaico. Por su parte, las verrugas filiformes son estrechas, en forma de ramas, que se suelen localizar en los párpados, la cara, el cuello o los labios.

El curso clínico de las verrugas es muy variable. Suelen remitir por completo en meses, pero pueden persistir durante años y reaparecer en el mismo lugar o en otra zona. Algunas verrugas llegan a malignizarse.

Las verrugas venéreas o genitales, también denominadas condilomas acuminados (condilomata acuminata), son verrugas localizadas en el ano o en la zona perianal, aunque también pueden observarse en el pene (es la localización más frecuente en el varón), la vulva o la vagina. Suele manifestarse inicialmente como pequeñas verrugas de color gris claro, aunque pueden progresar hasta alcanzar un gran tamaño. Incluso en los casos donde no se produce una tumoración excesiva, suelen producir prurito y sangrado, al margen de un componente claramente antiestético. El curso clínico de la infección es poco predecible, ya que una vez aparecidas las primeras verrugas, éstas pueden volver a desaparecer (regresión), estabilizarse o crecer de forma variable.

Epidemiología

Las verrugas comunes (verruga vulgar) son prácticamente universales en la población. Las verrugas se pueden producir a cualquier edad, pero son mas frecuentes en los niños y adultos jóvenes, alcanzando el máximo entre los 12 y los 16 años de edad. Son raras en ancianos. Los condilomas son más frecuentes en jóvenes sexualmente activos (20-24 años).

Las verrugas planas se producen con más frecuencia en la cara y a lo largo de marcas por rascado, y se desarrollan por autoinoculación. Las verrugas vulgares de formas pediculada, parecidas a coliflores, se observan más frecuentemente en la cabeza y el cuello, especialmente en la zona de la barba y el cuero cabelludo.

Las verrugas tienen un origen infeccioso y son fuertemente contagiosas. El contagio se produce por contacto físico directo entre personas, o bien por autoinoculación de una zona a otra del cuerpo. Sin embargo, no son raros los contagios a través de baños públicos y piscinas. El período de incubación es de tres a cuatro meses.
Por su parte, el condiloma acuminado es la más común de las infecciones de transmisión sexual de los países desarrollados. En este sentido, se estima que el 50% de la población sexualmente activa en EE.UU. se encuentra infectada, y porcentajes no muy inferiores está infectados en Europa. A pesar de ello, apenas un 1% de los sujetos infectados desarrolla clínicamente la enfermedad (verrugas genitales), lo que favorece la diseminación de la infección.

Etiología

El agente causal de las verrugas es el papilomavirus humano (PVH), un virus con ADN, del que se han descrito al menos 60 genotipos diferentes.

Los tipos 6 y 11 (PVH-6 y PVH-11), son considerados como los agentes etiológicos primarios del condiloma acumulado. Por su parte, los PVH de alto riesgo (16, 18, 31, 33, 35, etc.), son asociados con cánceres cervicales y anales.

No está clara la importancia relativa de la inmunidad en el desarrollo de las verrugas. Como hay partículas virales en el epitelio externo (capa granulosa y superiores), resulta poco probable que alcancen la suficiente profundidad como para comportarse como antígenos eficaces. Sin embargo, en los pacientes inmunodeprimidos por enfermedad (SIDA, etc.) o farmacológicamente (prevención del rechazo en transplante de órganos) se pueden producir infecciones cutáneas generalizadas por el virus del papiloma humano, entre otros, lo que sugiere que los mecanismos inmunes pueden ser importantes.
Aún no se ha explicado la desaparición espontánea de verrugas múltiples en los pacientes con un sistema inmunológico normal, que desarrollan una inmunidad posterior para toda la vida.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda